Rosario Sánchez, interesada en un tema vital: el agua

¿Quién es Rosario Sánchez y por qué lleva décadas de difusión y recopilación sobre el agua y cómo hay que aprovecharla y cuidarla? Conoce a esta mujer mexicana cuyo tema central es de interés mundial.

Rosario Sánchez es investigadora del Instituto de Recursos Hídricos de Texas, pero más allá de su experiencia profesional y académica, es una mujer comprometida con su quehacer: cuidar el agua.


Rosario se ocupa de estudiar cuencas, pozos, aguas subterráneas y temas a fines. Ella se ocupa de ver cómo la siguiente generación se va a abastecer del vital líquido, de dónde lo van a obtener. Y en específico, está dedicada a cómo se comparte el agua entre fronteras entre México y Estados Unidos, algo conocido como aguas transfronterizas.


En este afán de divulgar el cuidado y atención que debemos poner al agua, Rosario divulga en sus redes sociales fotos dramáticas de lo que ocurre en cualquier continente entorno a la escasez o falta del líquido.


Así es posible ver la foto de una fila de 40 o 50 personas con cubetas que acuden a un pozo para acarrear agua a sus hogares, o bien la foto de un hombre descamisado y su compañero de viaje, un chico de 10 años, que caminan por un piso seco y cuarteado para llevar agua a su hogar.


Es así como Rosario divulga el concepto de transboundariness en el agua, que se refiere a un nuevo enfoque que identifica los acuíferos compartidos o transfronterizos entre países alrededor del mundo, desde el punto de vista socio-económico e incluso político- proponiendo mejorar su entendimiento desde un punto de vista más integral que refleje las necesidades y condiciones de la comunidad local.


Rosario participa constantemente en conferencias y va directo al tema: “No vivimos una sequía, es una desertificación, es una tendencia hacia un cambio, hacia una reconstitución del paisaje y hacia una nueva aridez: que es menor lluvia y más temperatura. Esto no es una sequía pasajera, esto ya es tendencia”, explica claramente la investigadora.

Rosario, desde su amplio conocimiento y experiencia, no es fatalista, sabe y difunde también las formas de mitigar, “pero hay que hacerlo a tiempo”, dice. No se trata de un problema solo de Monterrey, que recién estuvo en las noticias. Es un problema mundial. Y no es un problema de hace 2, 3, 8 años, lleva décadas. Y ella ha dado puntual seguimiento.

Inquieta y curiosa, Rosario gusta de abrevar sus conocimientos de fuentes literarias, por ejemplo, de escritores laureados como el portugués José Saramago, de quien cita: “El vocabulario humano aún no es capaz, y probablemente nunca lo será, de saber, reconocer y comunicar todo lo que un ser humano es capaz de experimentar y sentir”.

Esta visión abierta y de múltiples fuentes que hace Rosario en su vida personal y profesional le dan una perspectiva incluyente y humana. Por ejemplo, ella ha dicho y difundido que los límites, la inclusión y la inversión son claves para atender la actual crisis del agua. Y ella está en esa labor.